Torre de Miguel Sesmero

torre de miguel sesmero

Torreños por el mundo

Página como punto de encuentro para torreñ@s que por diferentes motivos viven fuera de España.

Compartirán sus experiencias manteniendo unidos el invisible y fuerte lazo que une a todos los del pueblo.

Si quieres formar parte del proyecto, ponte en contacto AQUÍ

Bienvenid@s. 

 

 

Si eres de La Torre, vives en otro país y quieres participar en el proyecto o necesitas cualquier información, no lo dudes y ponte en contacto a través de esta dirección:

Subir 

Blog de Sara y Jimmy: por el mundo

Sara, torreña, después de haber vivido en Italia y Escocia, decidió recorrer durante un año buena parte del mundo viviendo sintiendo de primera mano como es la vida en países del sudeste asiático, empezando su aventura en Noviembre de 2013 en la India y acompañada de su novio Jimmy llegarán hasta Australia.

Estos son los blogs donde van narrando sus vivencias: 

Blog en español

Blog en inglés

Subir 

Victoriano, José, Laureano e Isabel: desde Holanda

Nosotros, Victoriano, José, Laureano e Isabel, nacimos a partir del año 1955 en Almendral y en Torre de Miguel Sesmero, un pueblo extremeño en la provincia de Badajoz.

 

Nuestro padre – José, pero todo el mundo lo conoce como Pepe - era campesino y mi madre con sus labores. Pepe nació en Espartales, en una huerta cerca de Torre de Miguel Sesmero y mi madre en Vezdemarban (Zamora).

Cuando yo (Victoriano) tenía unos cinco años nos mudamos a una huerta cerca de la ciudad de Badajoz. La huerta estaba cerca del río Guadiana. La combinación de abundante lluvia en un invierno y el próximo verano muy seco y caluroso fue desastroso para los cultivos de la huerta. Los pozos se secaron hasta que no quedó agua para el riego. La serie de desafortunados acontecimientos fue fatal para muchos campesinos en esa región. Mi padre no veía ninguna posibilidad de mantenernos en estas circunstancias.

 

Un abrazo muy fuerte de Isabel y sus hijos.

Casi desesperado se aconsejó al sindicato de trabajadores y allí le dijeron que él podría obtener trabajo muy bien pagado. Podía elegir: Suiza, Alemania, Bélgica, Holanda. Pepe tomó la decisión de irse a Holanda. La intención era quedarse dos a tres años de trabajo en las minas.

A la familia le había dicho que estaba trabajando en una fábrica. El trabajo en minas era muy arriesgado y pesado y él no quería que la familia se preocupara. Yo tenía siete años, los otros tres hermanos eran menores.

Cuando nos despedimos de nuestro padre, nadie sabía lo que significaba quedarse casi cuatro años en Almendral sin padre y sin marido. Mi padre pasaba cada año unos dos meses por el pueblo. (Un mes en el verano y un mes en Navidad). Después de aquellas vacaciones, se iba de nuevo.

La situación era (especialmente para mi madre) cada vez más difícil para seguir aceptando lo que originalmente era como una solución temporal, lentamente parecía ser permanente.

Tanto para mis padres como para nosotros, los niños, por tanto, se buscó una solución alternativa. Así que mis padres llegaron a la conclusión de que sería mejor para toda la familia mudarse a Holanda. Eso tomando muy claramente en cuenta que solo seria para unos años y después volver a España. Entonces la economía podría haber mejorado a fin de que habría puestos de trabajo para mi padre.

 

Pepe e Isabel antes de irse a Holanda

 

Después de despedirnos de todos los familiares, salimos el 9 de enero de 1966 con destino al extranjero en el coche de un amigo de padre, Serafín Vera, también minero, viajaba en sus vacaciones a España. Tenía un Opel Record que lo utilizaba para llevar a paisanos a España. Así se ganaba un poco de dinero. Nos fuimos a vivir en una casa alquilada, a un paso de la mina donde trabajaba mi padre.

Fui a la escuela primaria. Las primeras semanas yo tenia tanto frió que me dejaba el pijama por debajo de mi ropa cuando me vestía para ir a la escuela. Cada año escolar lo hice en seis meses y por eso la acabé a los 14 años. La lectura me intereso más y más, para mí era una manera de adquirir un montón de conocimientos y por ello aprendí el idioma holandés muy pronto y bien. Luego fui a Educación Secundaria y al Bachillerato y finalmente al hospital para el estudio de enfermería.

Me casé y tuve dos hijos. Mas tarde, a mi padre le dieron de baja por su trabajo, vendió su casa en Holanda y construyo otra en su pueblo para irse allí a pasar el resto de su vida con mi madre. En aquellos años íbamos con los padres regularmente a ver la familia del pueblo, y más tarde pasábamos con mi propia familia y los niños. En realidad, muchos familiares siempre me veían como el "holandés" que se ganaba el dinero fácilmente, mientras que en Holanda, me consideran como el español que parece estar loco por venirse aquí a vivir lejos de su propio país, mientras que en España tienen un buen clima y playas.

Cuando vivíamos en casa con los padres, por supuesto que hablamos español. A veces, sin embargo, era más fácil para los hermanos hablar el holandés, sobre todo cuando habíamos aprendido nuevas palabras las cuales en español no las sabíamos. Entonces mi padre se enfadaba y nos decía: "Lo que habléis en la calle no me importa, pero aquí se habla español". Muy rápidamente me di cuenta de que a muchos holandeses les interesaba mi lengua materna. En primaria había maestros que me pedían que les ayudara con su estudio de español. Más tarde empecé poco a poco a dar clases de español.

El bar del hotel al llegar a Holanda

Los últimos 5 años, he desarrollado un estilo tan propio que una gran parte de mi tiempo libre trabajo de freelance siendo profesor en una institución y también dando clases privadas. Hace unos cuatro años, después de morir mi padre en su casa de España, decidimos traer a mi madre a Holanda, ya que ella estaba enferma e incapaz de cuidarse sola. En vista de su enfermedad, está en una residencia donde recibe la atención y el apoyo que necesita.

Hubo un tiempo en que yo no comprendía por qué mi padre volvió a España, mientras que los hijos y los nietos vivían en Holanda. Ahora entiendo la necesidad de dar el gran paso dejando en España a su familia, amigos y entorno social, para meterse debajo de la tierra (como el decía) para sacar carbón en la mina. Hizo todo lo que pudo para ofrecer a sus hijos y esposa un futuro mejor. Un futuro que en España parecía sin perspectiva. Debido a su gran paso, el puso los cimientos para lo que soy y para lo que conseguí hasta ahora.

Subir